Ya nos preparamos para la navidad, incluso las ciudades empiezan a poner las luces y a llenar las tiendas y escaparates de motivos navideños, en las casas también empieza a respirarse ambiente festivo, preguntamos a la familia que piden a Papa Noel y a los reyes para hacer la carta con la lista de regalos y ponemos el árbol de Navidad.

El problema que nos encontramos a veces los papás de niños con necesidades especiales es que los reyes no saben que regalarles o incluso piensan que estos niños no son capaces de disfrutar de los juguetes como los otros, piensan que no los van a entender o a poder usar, de acuerdo no les regales un puzle de 100 piezas o un cubo de rubik, pero si hay juguetes adecuados que les motivan y estimulan, libros con sonidos, juguetes que emiten colores y canciones, instrumentos musicales de juguete etc., si no se les ocurre nada pueden preguntar a los padres que somos los que mejor conocemos los gustos de nuestros hijos. Esto nos ocurrió en una ocasión cuando el día 25 de Diciembre fuimos a casa de las primas a abrir los regalos que había dejado Papá Noel, había un montón de paquetes y un puf no envuelto para mi hijo, pero cual fue nuestra desilusión cuando ninguno de los paquetes era para él, con lo que mientras sus primas estaban ocupadas y encantadas abriendo sus regalos, mi hijo les ayudaba a abrirlos, lo siento pero no pude evitar la tristeza que se reflejó en mi cara, no por mi hijo ya que a él no le importo no abrir sus propios regalos sino porque me pareció un detalle muy feo ¿porque se había tratado de forma diferente a mi hijo?.

En otra ocasión estando en la casa de los otros abuelos fueron los reyes magos a dar unos caramelos a las casas de las zonas, cuando pararon en la nuestra el comentario del abuelo fue “bueno él no hace falta que baje”, por supuesto yo contesté que él disfrutaba y se ilusionaba con las mismas cosas que los niños sanos y que por supuesto que iba a bajar a ver a los reyes, lo cual le encantó.

Hazme un favor, no me trates diferente por mis limitaciones, no tengas pena de mí, no decidas por mí pensando que algo puede o no puede gustarme o puedo o no puedo entenderlo, déjame experimentar, déjame descubrir nuevas cosas, déjame jugar, sentir, disfrutar, no limites mi vida más de lo que ya está por mi enfermedad. Déjame ser un niño. 

Things you might like

Other articles you might enjoy...

Survey icon

Public Opinion…

Does your child have an autism diagnosis?