“¿Qué le pasa?”

Odio esa pregunta. Implica que las necesidades especiales de mi hijo son algo malo.

Nosotros no consideramos que Cooper tenga discapacidades, aunque supongo que ese es el término adecuado para sus retrasos y sus retos de aprendizaje.

Retos, esa es la palabra que preferimos. Muy a menudo, demasiado, las necesidades especiales se consideran negativamente. Los niños como Cooper suelen quedarse aislados como “el tonto” de la clase, lo cual no podría estar más lejos de la verdad.

Aunque, por supuesto, pasamos gran parte del tiempo trabajando con Cooper para mejorar sus retrasos, no estamos constantemente centrados en ellos. En vez de eso, mi marido y yo pasamos mucho tiempo intentando cultivar los talentos y los puntos fuertes de Cooper. Constantemente estamos buscando que afloren nuevos intereses, y luego le dejamos zambullirse en ellos con todas sus ganas.

Por ejemplo, cuando Cooper se interesó por los dinosaurios, le compramos un gran libro de imágenes que identificaba cada dinosaurio conocido del mundo. Cuando Cooper empezó a expresar su interés por aprender a decir los nombres de esos dinosaurios, nosotros comenzamos a incorporar eso a nuestro trabajo de logopedia en casa. Ahora Cooper puede pronunciar nombres que incluso su logopeda tiene dificultades para decir.

Identificar los dinosaurios, y ahora los tiburones, es el mérito del que Cooper puede presumir y sentirse orgulloso. Cuando nos preguntan si es “lento”, sacamos uno de los libros de dinosaurios de Cooper y sonreímos mientras él deja asombrado a todo el mundo en la habitación con su conocimiento sobre esos antiguos reptiles.

A Cooper también le encanta la música y cantar, así que, claro, hemos invertido en unos cuantos instrumentos. Tiene una guitarra, dos tambores, un harpa, una flauta, unas maracas y una pandereta. En cualquier momento, puedes encontrártelo a él, a papá y a mí en el salón en una sesión de música improvisada.

De hecho, solemos relajarnos después del tiempo de estudio con sesiones de música, bien tocando instrumentos o bien escuchando a Cooper cantar sus canciones favoritas. Igual que cuando pronuncia los nombres de los dinosaurios, sus problemas de pronunciación casi desaparecen cuando canta.

La mayoría de los padres tienen grandes sueños en lo que se refiere al futuro de sus hijos. Para los padres de niños con necesidades especiales, nuestras esperanzas respecto a ellos no son distintos en el sentido de que queremos que sean lo mejor que puedan ser. Sólo que nosotros comprendemos que “lo mejor” en ellos es diferente.

 

Creo firmemente que todos los niños son capaces de dar lo mejor de sí mismos. Los niños creen lo que los adultos les dicen. Eso significa que si les decimos que les pasa algo malo, eso es lo que siempre creerán. Pero si pasamos menos tiempo concentrándonos en lo que “no funciona” y más tiempo ayudándoles a prosperar en sus puntos fuertes y en sus intereses, empezarán a florecer de maneras que nunca nos habríamos imaginado.

 

Mantenedme informada.

Things you might like

Other articles you might enjoy...

Survey icon

Public Opinion…

Is changing your child difficult when you are out and about?