Sabemos que los niños con Trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad, presentan, a demás de esa impulsividad característica, dificultades en las funciones ejecutivas, esto es, dificultades en las actividades mentales que se activan en el momento de planificar, organizar, revisar y evaluar nuestra conducta para conseguir una meta o un objetivo, o para resolver una tarea o encontrar una solución.

Presentan dificultades para:

1.Organizarse a la hora de llevar a cabo cualquier tarea. 

2.Concentrarse y enfocar su atención en la tarea que están realizando.

3.Regular el estado de alerta y mantenerse centrado en la misma actividad siendo capaz de procesar la velocidad.

4.Controlar la frustración cuando algo no les sale bien o no consiguen lo que quieren y modular las emociones.

5.Usar la memoria funcional y ser capaz de acceder a los recuerdos cuando se necesitan.

6.Controlar las acciones

Es decir, presentan dificultades especialmente en aquellas tareas que requieren de reflexión, organización, planificación, comprensión y auto-gestión.

Este fallo o dificultades en las funciones ejecutivas repercute directamente en la auto-regulación de los escolares. De ahí que en ocasiones se produzcan rabietas, malas contestaciones, enfado, negativa a trabajar, baja tolerancia a la frustración cuando algo no les sale como esperaban, etc.

Así pues, es necesario, desde la escuela, intentar paliar todas estas dificultades. Para ello y entre otras, se llevarán a cabo adaptaciones en la metodología, por ejemplo, darles más tiempo para hacer los exámenes, ejercicios más cortos, preguntas concretas con apoyos visuales, permitirles levantarse del sitio cada cierto tiempo para hacer algún recado, ir al baño, repartir cuadernos... Llevar una agenda con colores y marcas para las diferentes asignaturas, organizadores para las tareas, etc. Será muy importante fomentar la autonomía en el trabajo.

Igualmente es fundamental el trabajo en auto-instrucciones a la hora de realizar las distintas tareas, de autorregularse en las diferentes situaciones que resulten conflictivas, incómodas o difíciles; aprender a relajarse y controlar su impulsividad. También será importante trabajar la autoestima, la seguridad en sí mismo, el auto-concepto.

Basado en el Programa de entrenamiento para descifrar instrucciones escritas de Isabel Orjales

No podemos olvidarnos del trabajo en Habilidades Sociales pues suelen ser niños “torpes” en sus relaciones con los iguales, sin habilidades a la hora de enfrentarse a burlas, problemas con otros niños, con dificultades a la hora de hacer amigos, de iniciar una conversación, para pedir jugar, para entender normas sociales y saber comportarse, etc.  Si es necesario, se llevará a cabo un Programa de Control de Conducta en el aula, con la colaboración de todos los profesionales que intervienen con el alumno.

Se deberá trabajar la asertividad que le llevará a mejorar su autoestima, reducir la ansiedad, mejorar las relaciones interpersonales y aumentar la comprensión hacia los demás.

Así mismo, es fundamental que aprenda a conocer y expresar  sus emociones y pensamientos, así como comprender los de los demás, y que los adultos comprendamos las suyas.

Todo esto sin olvidarnos de la importancia de la familia en todo este proceso, con la que deberá existir una estrecha comunicación y coordinación.

Es fundamental que exista una continuidad en el trabajo de la escuela con el hogar, de lo contrario, además de que le será más difícil afianzar los conocimientos, solo lograremos que los ponga en práctica en la escuela, sin llegar a generalizarlos al resto de ámbitos.

Things you might like

Other articles you might enjoy...

Survey icon

Public Opinion…

Does your child have an autism diagnosis?