Lo primero de todo es saber, qué entendemos por Atención a la Diversidad.

La atención a la diversidad, propiamente dicha de entenderse como conjunto de actuaciones educativas dirigidas a dar respuesta a las diferentes capacidades, ritmos y estilos de aprendizaje, motivaciones e intereses, situaciones sociales, culturales, lingüísticas y de salud del alumnado.  Constituye, por tanto, un principio fundamental que debe regir a toda la enseñanza básica cuya finalidad es asegurar la igualdad de oportunidades de todos los alumnos ante la educación y evitar, en la medida de lo posible, el fracaso escolar y el consecuente riesgo de abandono del sistema educativo.

Cuando se busca centro para escolarizar a un niño con necesidades educativas especiales, no sólo se debe tener el cuenta la cercanía a nuestra casa, el entorno, la amplitud del centro... También hay que informarse sobre los principios que rigen el funcionamiento de ese centro, su identidad.

¿Y eso cómo podemos averiguarlo? Informándonos sobre el Proyecto Educativo del centro en cuestión. Este documento es el principal del centro y recoge otros tan importantes, entre otros, como el Plan de Atención a la Diversidad, el Plan de Acción Tutorial, las Concreciones Curriculares que son la guía para las actuaciones educativas y que a su vez incluyen:

            - Objetivos.

            - Contenidos.

            - Competencias Básicas.

            - Metodología.

            - Criterios de evaluación.

            - Temporalización.

            - Recursos.

            - Medidas de atención a la diversidad.

Son muchos ya los centros que han integrado en su funcionamiento las tecnologías y que cuentan con página web en la que suelen recoger algunos de esos documentos.

Esa es una buena forma de enterarnos de cuáles son los principios de identidad del centro.

En el caso de que no cuente con este recurso, lo haríamos de la forma clásica. Concertamos una entrevista con la dirección del centro y pedimos que nos cuenten y/o nos enseñen su Proyecto Educativo.

Debemos saber que cuantas más medidas de atención a la diversidad se contemplen en los documentos de niveles superiores como el Proyecto Educativo, las Concreciones Curriculares, las Programaciones de Aula...menos adaptaciones individuales deberán realizar a “nuestros niños” y por lo tanto, menos significativas serán.

Esto es importante, porque supone un cambio en la metodología para TODOS los alumnos del centro. Un cambio en el planteamiento educativo.

En algunos centros esto se hace única y exclusivamente para los alumnos con necesidades educativas especiales y a través de sus adaptaciones curriculares. Pues bien, tengamos claro que muchas de ellas son medidas de acceso que, favoreciendo de forma especial a “nuestros niños”, también favorecerán a todos los demás, facilitándoles la comprensión de los contenidos y la adquisición de aprendizajes significativos, funcionales para la vida diaria, con un sentido para todos ellos.

Esto es algo importante a tener en cuenta para preguntar a la hora de ir a escolarizar a niños con necesidades educativas especiales.

Así pues, algunos principios que deberían regir la atención a la diversidad de los centros serían los siguientes:

Diversidad: entendiendo que de este modo se garantiza el desarrollo de todos los alumnos y las alumnas a la vez que una atención personalizada en función de las necesidades de cada uno.

Inclusión: se debe procurar que todo el alumnado alcance similares objetivos, partiendo de la no discriminación y no separación en función de la o las condiciones de cada niño o niña, ofreciendo a todos ellos las mejores condiciones y oportunidades e implicándolos en las mismas actividades, apropiadas para su edad.

Normalidad: han de incorporarse al desarrollo normal y ordinario de las actividades y de la vida académica de los centros docentes.

Flexibilidad: deberán ser flexibles para que el alumnado pueda acceder a ellas en distintos momentos de acuerdo con sus necesidades.

Contextualización: deben adaptarse al contexto social, familiar, cultural, étnico o lingüístico del alumnado.

Perspectiva múltiple: el diseño por parte de los centros se hará adoptando distintos puntos de vista para superar estereotipos, prejuicios sociales y discriminaciones de cualquier clase y para procurar la integración del alumnado.

Expectativas positivas: deben favorecer la autonomía personal, la autoestima y la generación de expectativas positivas en el alumnado y en su entorno socio-familiar.

Validación de los resultados: habrán de validarse por el grado de consecución de los objetivos y por los resultados del alumnado a quienes se aplican.

Puede suceder que no todos los centros incluyan todos los principios ni los mismos. En esa caso preguntaríamos sobre el resto de aspectos que nos interesan y cómo lo contemplarían.

No se trata de agobiarse. Sino de anticiparse a posibles problemas que en un futuro pudiesen darse.

Things you might like

Other articles you might enjoy...

Survey icon

Public Opinion…

Would you like the Firefly Community to provide more fundraising advice?