Es importante tener claro que los ámbitos de actuación de cara a la educación y avance de los niño/as son, tanto la escuela como el hogar y el entorno en el que vive.

Así pues, no sólo es fundamental que exista una estrecha relación, coordinación y colaboración entre la familia y la escuela, sino que además, desde esta última, nos pueden facilitar todo tipo de orientaciones, pautas, consejos, etc. para llevar mejor el día a día y favorecer un buen desarrollo de los niños. 

 Debemos tener en cuenta que, tanto para los niños que tienen necesidades especiales como para los que no, es fundamental tener un entorno lo más estructurado posible y con una rutina que les permita anticipar lo que va a suceder y lo que tienen que hacer en cada momento. Esto no significa que no estemos permitiendo que tengan cierta autonomía y que sea capaces de auto-organizarse, todo lo contrario. Estamos dándoles las herramientas necesarias para llegar a ese momento.

Muchas veces nos encontramos con que uno de los problemas habituales en casa es el enfrentarse a la realización de las tareas escolares. Para esto, nuestra gran aliada será “la agenda”. En ella deberán aprender a organizarse las tareas que les mandan desde la escuela a casa. También puede servir de hijo de comunicación entre las familias y los profesores.

Suele ayudar organizarla por colores. Por ejemplo, podemos dividir parte del espacio de cada día en franjas de colores que se correspondan con el color principal y diferencial de los libros. Es decir, el de matemáticas es azul, pues haremos una franja azul para apuntar la tarea que nos manden de mates. El de lengua es rojo, pues franja roja para la tarea de lengua. Y así con las principales asignaturas sobre las que les suelen mandar tarea.

      

 

Es importante que esas separaciones ya estén hechas y no tengan que ponerse a realizarlas justo en el momento de apuntar la tarea. Así que una buena idea sería hacerlas todos los domingos por semanas, o bien hacerlas por trimestres y ya despreocuparse durante unos meses.

Otra idea es realizar un panel, un horario, sobre la organización de la tarde. Podemos poner más o menos detalles según las características y nivel del niño.  Por ejemplo:

 

LUNES

MARTES

MIÉRCOLES

JUEVES

VIERNES

1º Merendar

1º Merendar

1º Merendar

1º Merendar

1º Merendar

2º Mirar agenda

2º Ir a Música

2º Mirar agenda

2º Ir a Música

2º Mirar agenda

3º Preparar material

3º Mirar agenda

3º Preparar material

3º Mirar agenda

3º Preparar material

4º Hacer tarea

4º Preparar material

4º Hacer tarea

4º Preparar material

4º Hacer tarea

5º Descansar/jugar

5º Hacer tarea

5º Descansar/jugar

5º Hacer tarea

5º Descansar/jugar

6º Bañarse

6º Descansar/jugar

6º Bañarse

6º Descansar/jugar

6º Bañarse

7º Cenar

7º Bañarse

7º Cenar

7º Bañarse

7º Cenar

8º Leer cuento

8º Cenar

8º Leer cuento

8º Cenar

8º Leer cuento

9º Dormir

9º Leer cuento/dormir

9º Dormir

9º Leer cuento/dormir

9º Dormir

Esa podría ser una idea para organizarnos. Podríamos ir tapando con un trozo de papel rojo o tachando, lo que ya se haya hecho para así tener más claro lo que toca en cada momento.

Podemos hacerlo bien de papel, tener una pizarra tipo veleda o de tiza, plastificar una base como modelo y luego las acciones a parte, de manera que las vayamos pegando con velcro y poder modificarlas fácilmente, etc.

Los detalles no importan. Lo que sí importa es que la rutina sea lo menos variable posible entre los distintos días, de manera que llegue un momento en el que sepa lo que toca después de merendar, de bañarse, etc.

Otro aspecto fundamental a trabajar en casa es la autonomía. Debemos evitar todo tipo de sobreprotección y pensar que haciéndolo de esta forma, estamos ayudándolos a madurar a aprender a hacerse sus cosas, a ser autónomos e independientes, a el día de mañana, no depender de nadie.

No debemos verles con lástima ni pena. La compasión nunca ayuda. Hay que exigirles, creer y hacerles creer que pueden. Entonces no habrá nada que se les resista. Todo es práctica y entrenamiento. Obviamente estamos hablando dentro de las limitaciones de cada niño, por ejemplo físicas. Pero no de las limitaciones que nosotros mismos les ponemos a veces por lástima.

Podríamos hablar de muchas más cosas que se pueden hacer desde casa como la estimulación, el juego, etc. Pero eso ya es otro artículo.Estas son orientaciones en lo que respecta a la organización de las tareas escolares, de tener una rutina y autonomía para llevarla a cabo.

Ni qué decir que todo ello lo haremos en un primer momento ofreciéndoles todos los apoyos necesarios, para posteriormente y poco a poco, ir retirándoselos hasta que pueda hacerlo de manera autónoma.

Things you might like

Other articles you might enjoy...

Survey icon

Public Opinion…

Is changing your child difficult when you are out and about?